Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 11 al 17 de 17
  1. #11
    Habitual Avatar de Jopo de Pojo
    Fecha de ingreso
    01 jun, 15
    Mensajes
    1,386
    Cita Iniciado por Lando Ver mensaje
    Cuidado que eso de Damas les puede sonar muy heteromachirulopresor a los/as agentes del pensamiento unico...
    No se preocupe, don Lando. Nos declaramos trans y lesbis, y no hay ministra que se nos acerque (gracias a Dios).*

    *Quise decir "menos mal".

  2. #12
    Habitual Avatar de Lando
    Fecha de ingreso
    04 jul, 14
    Ubicación
    MADRID
    Mensajes
    11,977
    Cita Iniciado por Jopo de Pojo Ver mensaje
    No se preocupe, don Lando. Nos declaramos trans y lesbis, y no hay ministra que se nos acerque (gracias a Dios).*

    *Quise decir "menos mal".
    Tambien, se me olvidan los life hacks para escapar del control

    Bien visto!
    ""La vida es breve, el arte, largo; la ocasión, fugaz; la experiencia, confusa; el juicio, difícil."
    Hipocrates.

  3. #13
    Habitual Avatar de Jopo de Pojo
    Fecha de ingreso
    01 jun, 15
    Mensajes
    1,386
    Cita Iniciado por Lando Ver mensaje
    Tambien, se me olvidan los life hacks para escapar del control

    Bien visto!
    No, si yo lo decía en serio...

  4. #14
    Agente provocador Avatar de Kurtz
    Fecha de ingreso
    05 feb, 14
    Mensajes
    13,541
    Pues a mí que lo del rincón de las damas me suena más a presidio...
    Los necios siguen la moda. Los pretenciosos la exageran. Quienes tienen buen gusto pactan con ella.

  5. #15
    Habitual Avatar de Mercurio
    Fecha de ingreso
    03 oct, 15
    Ubicación
    Bogotá, Colombia
    Mensajes
    8,421
    Cita Iniciado por Hugo Esparza Ver mensaje
    Tengo entendido que en el caso de las mujeres no existe una moda clásica como podríamos entenderla nosotros, esta ha ido cambiando (y sigue haciéndolo) mucho más rápido que la masculina estando aun más sujeta a la novedad constante, de modo que no se estandarizaron unos cánones generales y perdurables en el tiempo.
    La Moda Clásica Masculina tal y como la entendemos, es realmente un uniforme, como lo señala un artículo del Museo del Traje publicado en marzo de 2005. Las mujeres no renunciaron a la belleza y a la diferenciación, de ahí que no exista esta noción.

    EL UNIFORME CIVIL.

    Los uniformes refuerzan el sentimiento de integración grupal porque al eludir las diferencias socioeconómicas visibles, no despierta envidias ni recelos entre sus usuarios. Son igualmente útiles para colegios con niños de diversa procedencia económica, como para soldados y hombres de negocios. El uniforme nace a finales del siglo XVII, se extiende a lo largo del siglo XVIII (el primer gran siglo de la diplomacia, del ejército moderno y del comercio internacional) y se consolida en el XIX con el predominio político y económico de la burguesía. Por fin, en el siglo XX, atenta a la emancipación femenina, Chanel lo metió en los armarios de sus clientas: el traje chaqueta femenino. En suma, el uniforme nació para satisfacer una nueva función social: facilitar las relaciones inteclasistas. El uniforme es la manera que tiene el traje de expresar la igualdad democrática.


    LA RENUNCIA A LA BELLEZA.

    Desde finales del siglo XVIII los hombres han renunciado a todas las formas de ornamentación más brillante, haciendo de la sastrería un arte austero y casi ascético. El hombre abandonó la pretensión de ser considerado hermoso. Esta represión contra natura del carácter seductor de que hacen gala los machos de cada especie animal y que vienen sufriendo los varones contemporáneos, ocupa el grueso de los libros de sicología del vestir. Se conoce como la gran renuncia masculina a la decoración.

    Ideal democrático de fraternidad. Contra el vestido jerarquizante del Antiguo Régimen, preservado por la aristocracia con leyes suntuarias, se impuso, de acuerdo a los nuevos ideales de democracia surgidos a partir de la Revolución Francesa, un traje que no desentonara con la doctrina de la fraternidad humana, incompatible con los ajuares que destacan el rango sobre otras cualidades. El problema se resolvió mediante una mayor uniformidad en el vestido masculino.


    Nueva valoración del trabajo: El trabajo gana enteros porque la burguesía dice que la dignifica. El traje sastre masculino significa: “yo trabajo, no soy un aristócrata ocioso”.
    Inhibiciones psíquicas contra la decoración. A partir de entonces y para paliar el sacrificio de la elegancia, el hombre destacó en su traje más que su belleza su rectitud, su propiedad, su limpieza, etcétera, convirtiéndose en cuestión de ropa más severo y rígido que la mujer y, lamentablemente, prejuicioso y represor. En nuestros días los varones estamos recuperando el placer de vestir bellamente, aunque esta apertura al decorativismo no se está produciendo en el traje formal, significativamente, sino en la ropa sport, la ropa de ocio y fin de semana.

    https://www.culturaydeporte.gob.es/m...2005-pieza.pdf

  6. #16
    Habitual Avatar de Mercurio
    Fecha de ingreso
    03 oct, 15
    Ubicación
    Bogotá, Colombia
    Mensajes
    8,421
    Cita Iniciado por Lando Ver mensaje
    Cuidado que eso de Damas les puede sonar muy heteromachirulopresor a los/as agentes del pensamiento unico...
    Hace poco leí un artículo que, aunque muy centrado en lo que ocurre actualmente en los Estados Unidos, aplica por extensión a lo que sucede en otras partes del mundo con lo que se ha venido a llamar "la revolución WOKE". Me pareció interesante y revelador, pienso que vale la pena dedicarle un rato a su lectura y reflexion.

    https://www.zerohedge.com/political/...et-out-courage

  7. #17
    Habitual Avatar de Hugo Esparza
    Fecha de ingreso
    12 may, 16
    Mensajes
    169
    Cita Iniciado por Mercurio Ver mensaje
    La Moda Clásica Masculina tal y como la entendemos, es realmente un uniforme, como lo señala un artículo del Museo del Traje publicado en marzo de 2005. Las mujeres no renunciaron a la belleza y a la diferenciación, de ahí que no exista esta noción.

    EL UNIFORME CIVIL.

    Los uniformes refuerzan el sentimiento de integración grupal porque al eludir las diferencias socioeconómicas visibles, no despierta envidias ni recelos entre sus usuarios. Son igualmente útiles para colegios con niños de diversa procedencia económica, como para soldados y hombres de negocios. El uniforme nace a finales del siglo XVII, se extiende a lo largo del siglo XVIII (el primer gran siglo de la diplomacia, del ejército moderno y del comercio internacional) y se consolida en el XIX con el predominio político y económico de la burguesía. Por fin, en el siglo XX, atenta a la emancipación femenina, Chanel lo metió en los armarios de sus clientas: el traje chaqueta femenino. En suma, el uniforme nació para satisfacer una nueva función social: facilitar las relaciones inteclasistas. El uniforme es la manera que tiene el traje de expresar la igualdad democrática.


    LA RENUNCIA A LA BELLEZA.

    Desde finales del siglo XVIII los hombres han renunciado a todas las formas de ornamentación más brillante, haciendo de la sastrería un arte austero y casi ascético. El hombre abandonó la pretensión de ser considerado hermoso. Esta represión contra natura del carácter seductor de que hacen gala los machos de cada especie animal y que vienen sufriendo los varones contemporáneos, ocupa el grueso de los libros de sicología del vestir. Se conoce como la gran renuncia masculina a la decoración.

    Ideal democrático de fraternidad. Contra el vestido jerarquizante del Antiguo Régimen, preservado por la aristocracia con leyes suntuarias, se impuso, de acuerdo a los nuevos ideales de democracia surgidos a partir de la Revolución Francesa, un traje que no desentonara con la doctrina de la fraternidad humana, incompatible con los ajuares que destacan el rango sobre otras cualidades. El problema se resolvió mediante una mayor uniformidad en el vestido masculino.


    Nueva valoración del trabajo: El trabajo gana enteros porque la burguesía dice que la dignifica. El traje sastre masculino significa: “yo trabajo, no soy un aristócrata ocioso”.
    Inhibiciones psíquicas contra la decoración. A partir de entonces y para paliar el sacrificio de la elegancia, el hombre destacó en su traje más que su belleza su rectitud, su propiedad, su limpieza, etcétera, convirtiéndose en cuestión de ropa más severo y rígido que la mujer y, lamentablemente, prejuicioso y represor. En nuestros días los varones estamos recuperando el placer de vestir bellamente, aunque esta apertura al decorativismo no se está produciendo en el traje formal, significativamente, sino en la ropa sport, la ropa de ocio y fin de semana.

    https://www.culturaydeporte.gob.es/m...2005-pieza.pdf
    Interesante planteamiento, Mercurio.

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •