Pues muy bien. Pero seguramente sería buena idea predicar con el ejemplo fijando un código de indumentaria a los empleados de dicho Ayuntamiento o del organismo público o empresa que fuera.

Es como en los colegios con uniforme donde los profesores se quejan de poner faltas porque los alumnos no visten dicho uniforme, mientras ellos van a dar clases en chándal (y no, no son profesores de educación física).